Cluster
Santander

En Bucaramanga, realizan el primer trasplante de corazón en medio de la pandemia en el país

Un menor de 10 años con una afección cardíaca se convirtió en el primer paciente trasplantado de corazón en Santander, en medio de la crisis generada por el COVID-19. El procedimiento resultó exitoso pese a la escasez de donantes y el reforzamiento de protocolos.
En Bucaramanga, realizan el primer trasplante de corazón en medio de la pandemia en el país

Fuente: Vanguardia.com

Con tan solo 10 años, el pequeño Thomás que llegó desde Barranquilla a Bucaramanga para ser atendido en la Fundación Cardiovascular de Colombia, FCV, se convirtió en el primer paciente pediátrico del país en recibir un trasplante de corazón, en medio de la pandemia del COVID-19.

Una miocardiopatía dilatada, enfermedad que provoca el aumento del tamaño de los ventrículos y dificultad para que el corazón bombee sangre de forma normal, trajo a Thomas a tierras santandereanas.

“Fue una enfermedad que nos tomó por sorpresa. Él era un niño totalmente sano”, recuerda Yuleini Díaz Noguera, madre del menor.

Vómito, náuseas y mareos prendieron las alarmas de esta familia barranquillera, quienes después de recibir múltiples diagnósticos y conceptos de diferentes expertos, encontraron la respuesta definitiva con el equipo médico de la FCV.

“Terminando diciembre al niño le dio una gripa que no pensamos que fuera a pasar a mayores. Sin embargo, 20 días después se enfermó de nuevo, según los médicos era gastritis”, cuenta Yuleini.

Un electrocardiograma reveló que estaba mal del corazón, por eso decidieron trasladarlo a la FCV, en donde obtuvieron el diagnóstico definitivo: debía ser trasplantado e inmediatamente pasó a lista de espera.

Javier Castro Monsalve, jefe del Servicio de Cardiología Pediátrica de la FCV, precisó que Thomás presentaba una miocardiopatía dilatada idiopática que le afectó severamente el corazón.

Carrera contrarreloj

Con el diagnóstico en firme y las esperanzas puestas en lograr una segunda oportunidad para el pequeño Thomás, la lucha por conseguir un donante comenzó. Una batalla contra el tiempo, que en época de pandemia, se convirtió en un reto mayor.

“Para mi fue un golpe duro, porque conseguir un corazón es muy difícil. Cuando comenzó la cuarentena nos habían dicho que era muy difícil que llegara un donante, no esperaba algo así, sin embargo, me aferré a la esperanza que iba a aparecer el donante y así fue”, narra la madre.

Continuar leyendo

¿Te Gusta? Pasa La Voz
¿Tienes un proyecto en mente o en desarrollo?
Santandereanos, este es nuestro momento de mostrar que juntos podemos frente al COVID-19 Si tienes noticias, proyectos, iniciativas o insumos con los que quisieras aportar, diligencia el siguiente formulario y nos comunicaremos contigo